Feed
Posts
Comentarios

Una canción para una amiga en dificultades

Solo unas palabras de ánimo y mucha compañía para una amiga que ha tenido un grave accidente, pero del que va a salir adelante. Asusta pensar cómo todo puede cambiar en un segundo.

La muerte en enero de Blanca me ha dejado sin protección, expuesto, conmovido. Es una fragilidad nueva que no termino de comprender porque desde siempre he sabido que este teatro que llamamos vida lleva telón final incorporado. Quizá esta manera de sentir las cosas sea cosencuencia del libro en canal o una forma de lúcidez que, con un poco de suerte, en unos años se llamará vejez. Lo importante ahora es que el optimismo de los médicos se confirme y que R se ponga bien. Un beso muy grande desde Madrid en una noche de lluvia eterna.

Podemos, Lula y que viva Emiliano Zapata

Me encanta esta canción de Calle 13. En realidad me gusta casi todo de Calle 13; también su actitud política, su apoyo inmediato a la familia de Berta Cáceres y a su causa. Creo en las causas y en que es posible cambiar la manera de hacer política, de ejercer la oposición.

Es cierto que una cosa es proclamarlo aquí, en un programa de televisión o en un mitin y otra dar pasos concretos en el Parlamento y en los ayuntamientos que ayuden a lograr ese cambio. Una cosa es blablabear y otra construir.

Hablo de Podemos, de sus dos o tres almas, de los problemas internos que se reflejan estos días en unos medios que no han dejado de atacarles ni un minuto. No tanto desde sus defectos, que ya abundan, sino por la protección de unos intereses que se ocultan a los lectores.

El recorrido político de Podemos es similar al de Los Verdes alemanes, pero en solo dos años. A los centroeuropeos les costó mucho tiempo y muchos disgustos pasar de un movimiento asambleario de base a una organización política que acabó en el Gobierno con los socialdemócratas. También se libró una dura batalla interna entre utópicos, llamémosles así, y realistas; ganaron los segundos, los de Joschka Fischer, pero no fue una victoria sostenible en el tiempo. La crisis del SPD les arrastró y han tenido que volver a empezar casi desde cero.

Parece que en Podemos se libra una batalla similar. No sé si ganarán los realistas que propugnan una abstención -ese es el meollo o el desencadenante- y facilitar un Gobierno PSOE-C’s como mal menor, o los que exigen no participar, ni tangencialmente, en una versión reducida de la Gran Coalición.

Es una decisión compleja. Decidir es arriesgarse al error. Los errores no son evidentes a corto plazo, es necesario esperar hasta tener perspectiva.

Las dos opciones

Podemos tiene dos opciones: pacto o elecciones. Existe una tercera, que sería la peor: “no sé qué me conviene”. También tiene dos opciones estratégicas: echar a Rajoy y apuntarse el tanto o ser la voz del 15-M en el Congreso, caiga quien caiga, gobierne quien gobierne. ¿Cómo se influye más? ¿De qué manera se logran los cambios estructurales que necesita este país? ¿Cómo se sirve mejor a los cinco millones de votos? No me gustaría estar en su pellejo. No está un juego solo la posibilidad de un error táctico, está en juego dejar de ser diferentes.

No llegan buenas noticias de Brasil, donde un referente como Lula se esconde en los privilegios que aquí blindan a Rita Barberá para escapar a la justicia, al menos de la justicia ordinaria.

Los políticos son como los escritores vivos, tienden a estropear una biografía excelsa con una última novela infumable, por eso son mejores los muertos (los escritores, claro); ellos ya han cerrado su biografía, ya no te pueden defraudar. ¡Viva Emiliano Zapata, pues!

A veces me dan ganas de bajarme del tiovivo, hacer la maleta y desterrarme con mis gatos a una casa de campo y un cartel en la puerta: “Cuidado con el lobo”, ya me entienden.

Feliz día

(la novela avanza, ya por el quinto capítulo)

Se levanta el telón y no se ve nada

He seguido la investidura a grandes trazos, pero con notables ausencias que he rellenado gracias a los resúmenes de televisión y unas cuantas lecturas.

1) El viernes volverá a salir un “no” rotundo. Después comienza el verdadero partido. Tiempo de juego: dos meses en los que cualquier opción es posible, incluido que Mariano Rajoy haga un Mas, algo que dudo mucho: hacer un Mas es un lío. Si en este periodo no se construye una mayoría para gobernar habrá elecciones el 26 de junio con Mariano al frente del PP.

2) Es imposible saber a quién beneficia volver a la urnas. En esta fase hemos aprendido varias cosas; la principal, que todo es cambiante. Hace tres semanas parecía que una repetición ayudaría al PP y castigaría a C’s. Ahora es lo contrario. Quien mejor ha manejado el escenario en este periodo ha sido Albert Rivera; ha sabido ofrecerse como una alternativa al PP de Rajoy para los propios votantes del PP. La corrupción es un losa para Génova y no parece que el camino vaya a mejorar. Hay encuestas entre los gurús demoscópicos populares que auguran un gran revés. Pero todo puede volver a cambiar.

3) Pedro Sánchez no ha logrado la presidencia, pero ha afianzado su liderato, de momento. Desde que el rey le encargó intentar la investidura ha crecido en cada aparición. Su discurso de investidura me pareció deslavazado, pero en las réplicas estuvo muy bien. Es posible que si hay elecciones pueda mantener sus 90 diputados o ganar alguno más.

4) La estrategia de Podemos parece centrada en al sorpaso, no en el acuerdo. La primera intervención de Pablo Iglesias estuvo bien: dura, clara, muy 15M, con las formas y el tono adecuado. Eso sí, le sobró cal. Si lograra acudir a las elecciones de junio con Garzón e IU a bordo podrían estar cerca del PSOE. Aunque Podemos quedara delante, los bloques, por decirlo de alguna manera, serían muy parecidos, a no ser que un hundimiento del PP catapulte a C’S y PSOE y permita un Gobierno bipartito, o tripartito sin Rajoy. Las opciones de Gobierno de Podemos pasan por una pasokización del PSOE.

5) Es difícil la opción Borgen antes de junio, como defiende Jesús Maraña, uno de mis ilustres jefes. La veo después de unas hipotéticas elecciones, aunque me equivoco más que un telediario. Esta opción daría la presidencia a Rivera con los apoyos del PP y PSOE.

6) Pablo Iglesias es muy hábil en detectar por dónde va la sociedad. Es uno de los culpables del éxito de Podemos, pero también concita los odios de sus rivales y enemigos. Todos los partidos juegan al poli bueno y al poli malo. El malo siempre es el segundo, el que en un momento dado se puede dejar caer (Alfonso Guerra). En Podemos el poli bueno lo interpreta Íñigo Errejón. Es tan contundente como Iglesias, pero sin ese aire profesoral que a veces se confunde con prepotencia. Para crecer hay que gustar en las dos orillas, es decir en IU y en la izquierda del PSOE.

7) Este país necesita una regeneración de arriba abajo, empezando por el PP. Para conseguirlo es urgente que Rajoy, los Fernández Díaz y los Rafa Hernando de turno se vayan. Y las Riba Barberá y los Camps y las Aguirre. Otra derecha es posible y necesaria.

8) Las reformas que demanda este país son transversales y la única manera de lograrlas, y que se mantengan en el tiempo, es pactándolas de forma transversal. Podemos parece haber olvidado la transversalidad; una pena: era uno de sus mejores logros. Es urgente, por ejemplo, una revolución educativa.

9) Este Gobierno disfuncional en funciones está afectando al proceso de aceptación entre mi gata Nana, presidenta de la casa (aquí somos republicanos) y el pirata Morgan recién llegado. Morgan parece de Podemos: no para de moverse; es un trasto, tira su agua, escala a la impresora y reta a Nana desde el otro lado de la puerta. Tiene al Ibex-35 desesperado. Veremos si hay pacto. Feliz día.

Es mejor un pirata que un almirante

Al principio dudé con el nombre: Nelson, Morgan; al final me decidí por el pirata. Tiene expresión y carácter de corsario. Morgan llegó ayer a casa. Lo llevé antes a Gonzalo, mi veterinario de cabecera en La Latina, que ha cuidado de todos mis animales. Al parecer Morgan no está del todo curado de sus hongos y habrá que esperar al lunes para saber si se trata de restos ya difuntos tras un mes de tratamiento o siguen vivos y tendremos que prolongar el medicamento.

La consecuencia es que no puede haber contacto entre Nana y Morgan hasta que estemos seguros. Esto ralentiza el proceso de presentación. Nana recibió el transportín sostenido en alto con un bufido y un maullido agudo cuya traducción parece obvia. Cuando lo dejé sobre una escalera, de esas para alcanzar libros, Nana volvió a bufar mientras que Morgan miraba ojiplático. Coloqué sus cosas en la habitación de aislamiento: arena, agua y comida, abrí el transportín y lo dejé inspeccionar. Nana vigilaba al otro lado de la puerta. Morgan optó con esconderse detrás de un baúl.

En mis dos primeras incursiones tuve que cazar a Morgan porque no se dejaba coger. En cuanto lo empezaba a acariciar, ronroneaba. Ya había utilizado sus piedras, comido y bebido. La tercera vez vino a buscarme para que le acariciara. La cuarta me perseguía. Ya ha elegido unos cojines para dormir. Puse varios en el suelo. Con dos tapé unos cables, pues esos son los elegidos. Esta mañana llamaba desde el otro lado de la puerta.

Nana está enfadada conmigo. Si la cojo, protesta, además de mirarme con ojos de “eres un cabrón”. Se pasa el tiempo vigilando la puerta. Esta mañana he repetido el contacto visual: ya no hubo bufidos, solo parálisis. Estoy seguro de que se llevarán bien. A ver si el lunes hay suerte con el cultivo de hongos y da negativo. Me reservo el cabreo hasta el martes.
IMG_1622IMG_1629

Las fotos no son buenas porque Morgan, como buen pirata, huye de las fotos y más sin selfies. Feliz día.

Perdóname Pedro

Perdóname Pedro -y Mariano, Pablo, Albert, Alberto, incluso que me perdone Arnaldo-, pero hoy es el día del gato Morgan, que en unas horas hará su entrada, ya veremos si triunfal, en mi casa. Aquí le espera la gata Nana que algo intuye porque está más cariñosa que nunca, más lapa. Quizá no sea por su dueño traidor ni por el pequeño Morgan y todo el runrún le venga de los nervios ante tu discurso de investidura. Nana es una gata muy comprometida.

Leo el libro de Lynsey Addario, fotógrafa estadounidense y premio Pulitzer, entre otros, En el instante preciso (Roca Editorial) en una cuidadísima edición que incluye fotografías. El viernes hablaré de él con Olga Rodríguez y la autora. Me gusta porque el mundo que describe es mío, el del periodismo mágico ahora en crisis, y lo hace desde el punto de vista de una mujer. Los fotógrafos cuando escriben hacen fotos con palabras, son directos, efectivos.

Escribo una novela. Hoy, que me caí de la cama a las cinco de la mañana, avancé seis páginas. Me fascina situar los dedos sobre el teclado del ordenador, ponerme música en los auriculares y dejarme ir. Ese buceo es una forma de diálogo con las partes enterradas de mí mismo, con las emociones prohibidas. Es una labor de antropólogo forense que me fascina y ordena.

Ya no sé qué es mejor, si que Podemos se abstenga en el último minuto cuando sea y permita un gobierno de centro-derecha-poco-izquierda o que haya nuevas elecciones. Esperaré a escuchar a todos, a que trascurra la semana, a que descubramos las cartas si es queda alguna por descubrir. Creo que Mariano Rajoy, el hijo adoptivo de una fábrica de celulosa, quiere salir al combate, al “y tú más, con un ritabarberismo escondido en la solapa. Hay que estar atentos, que igual vuelve a hacer la pregunta del millón, “¿y los europeos?”.

Feliz día.

« Newer Posts - Older Posts »