Feed
Posts
Comentarios

Hacía tiempo que no pasaba por aquí, pero tengo una buena excusa: estoy inmerso en una novela complicada. Espero que pueda salir en otoño de 2017, o quizá más tarde. Una vez terminada, la publicación en sí misma y la fecha no dependen de mí.

Me encuentro en ese instante mágico en el que no sé si lo que tengo es una basura o un gran paso en la historia de la literatura. Supongo que estará más cerca de lo primero. Acabo de terminar la edición (me encanta editar) del capítulo 9. Serán 16, más o menos. Están todos escritos menos los tres últimos.

A finales de noviembre viajaré a Nueva York. Habrá que recuperar las postales.

Un poco de política. Habrá marianitis en minoría. Nos lo merecemos. Criticamos a los políticos pero no somos mejores que ellos. El PSOE tardará años en recuperarse. Para ellos empiezan los Alpes y aún no han llegado las bicicletas. Necesitan un líder/lideresa que no sea Susana Díaz. Hay un dicho en la política británica: “Quien desenvaina la espada no ciñe la corona”.

Que el PSOE se recupere depende de tres factores: nuestra capacidad de desmemoria, que Podemos la cague y que les toque un mirlo blanco (o mirla) en la lotería de Navidad (en la de 2017).

Para Podemos es una oportunidad de oro. Tal vez única.

No es una barbaridad afirmar que Podemos no logrará la mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados a corto ni a medio plazo; tal vez tampoco a largo. Hasta el fin de semana en el que el PSOE decidió convertir su sede en un solar, el umbral lógico de Podemos era llegar a gobernar junto a los socialistas. Era la vía alemana: SPD + Los Verdes (Joschka Fischer). Parecía razonable.

Ahora lo razonable es pensar que habrá sorpaso. Aunque los superen en votos y escaños, necesitarán los rescoldos del PSOE para gobernar. Si el PSOE es susanista, olvídense; si es borrelista o similar, sería factible. Un primer paso es que el PSOE asuma que sus males no son culpa de Podemos sino de la mayoría de sus barones. Los dinamiteros están en casa.

Para que haya acuerdo en un futuro sería necesario otro PSOE y posiblemente otro Podemos, uno que no confunda la radicalidad de la palabra con la de los hechos y las convicciones. No es más radical el que más grita, sino el que más hace. Y para “hacer” es imprescindible lograr los votos necesarios. Y para conseguirlos hay que convencer a los votantes. El plan no puede ser dar miedo a los que votan, a los que dudan qué votar, sino dar miedo a los corruptos y las empresas oligopólicas que se reparten esto como si fuera una finca privada. Madrid y Barcelona son dos buenos ejemplos.

Podemos tiene dos almas. Los Verdes tenían dos almas. Izquierda Unida solo tenía una y así le fue, era el alma equivocada. Del pasado no se vive. Para gobernar se necesita a los realistas; para no dejar de soñar, a los utópicos.

No sería un mal espacio ocupar el del PSOE de 1982. Era el espacio de la ilusión.

El PSOE hizo mucho por la modernización de España. Sería injusto no reconocerlo. Pero ese reloj se paró hace tiempo como se le paró a Felipe González y muchos de sus amigos en los medios. Es tiempo de una nueva generación y de más mujeres.

Que no nos defrauden. Esto no ha hecho más que empezar. Feliz miércoles

Feliz Chuck 90

Comisiones de embestigación

Ese es el objetivo: embestir, no investigar. La comisión del 11-M fue lamentable. No hubo ánimo en casi nadie de acercarse a la verdad, de detectar los posibles fallos en el sistema que permitieron el mayor atentado de la historia en España, de proponer cambios.

La que se anuncia sobre Bárcenas, que debería ser sobre la corrupción, irá por el mismo camino: el “y tú más”. Si se enmierda, gana el gallinero, los manguis. Del ruido solo sale ruido. Ese el objetivo de los corruptos: que todo siga igual.

En las comisiones parlamentarias españolas se puede mentir tanto como en las ruedas de prensa y en los programas electorales. Es gratis. Deberían tener el mismo valor que una investigación judicial, con asistencia obligada y la obligación de decir la verdad. Las consecuencias de no hacerlo tendrían que ser las mismas que en un juicio.

Lo que necesitamos con urgencia es una comisión de expertos nombrada por el Parlamento, personas de prestigio, conocimiento de la materia y capacidad. De esa comisión deberían salir propuestas claras de cambios legislativos y de procedimiento en la contratación de personas, compra de material y en los concursos públicos para que la corrupción sea muy difícil. Es urgente otra ley de transparencia y que aquel que ha malversado un euro público quede fuera de juego.

Necesitamos una revolución cultural y que el cambio empiece en la escuela, en la formación de los futuros ciudadanos. El problema es ¿cómo poner en marcha esto con lo que tenemos?

Por si os lo perdísteis: obligatorio para periodistas (ciudadanos) esperanzados. Feliz puente.

El PSOE lo tiene facilísimo

Escribía Benjamín Prado en InfoLibre, no lo llames negociación si es un chantaje: si no te abstienes, habrá terceras elecciones, una irresponsabilidad que, al parecer, solo afecta al PSOE, no al PP, que tiene el mandato de alcanzar pactos. La tan demandada abstención sería gratuita, sin cesiones de calado, solo para que se calmen Felipe González y sus amigos.

Nadie quiere pactar con el PP en B y el PP en B no quiere negociar con nadie. Ofrece su programa, y quizá el cambio de alguna coma. De lo esencial, de la corrupción, no hay noticias: que personajes como Rita Barberá salgan del Senado donde se emboscan sin dar un palo al agua y si tiene que cantar, que cante.

Lo esencial sería un cambio de actitud, un Gobierno que pasa del Parlamento a un Gobierno que dé explicaciones. El Parlamento somos los ciudadanos, no los aparatich.

El PSOE lo tiene fácilísimo: condicionar un hipotético cambio de voto al cambio de voto de Albert Rivera, que Ciudadanos vote ‘sí’, que se moje, que pacte con el PP, el partido ideológicamente más próximo, y una vez conocido el contenido de ese pacto, los socialistas se lo pensarían. Sin ese ‘sí’ previo, Ciudadanos no puede exigir nada a nadie.

Solo en ese caso podría haber una abstención parcial, permitir que el chiringuito arranque y ser implacables después desde la oposición. Permitir que todo siga igual, en la letra y en la música, sería una estafa democrática.

El PP merece gobernar y merecemos que nos gobiernen hasta que sequen la hucha de las pensiones e incumplan (otra vez) sus promesas económicas. No habrá recorte de impuestos con el déficit disparado. Lo único real es la amenaza concreta, más allá de la multa simbólica, de más recortes que blande Bruselas.

Nos merecemos ver a la pobre Rita Barberá arrastrando su maldormir y sus bolsos por las moquetas del inútil Senado que como prueba de su liviandad absoluta tiene como presidente a un tipo liviano y aburrido como Pío Escudero.

Nos merecemos a Fernández Díaz y al director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa y Díaz del Río (es solo uno aunque parezcan dos) a quien auguran ascensos ministeriales. Puestos a llevar el castigo hasta sus últimas consecuencias, nos merecemos la voz chabacana y faltona de Esperanza Aguirre. Y nos merecemos al hombrecillo insufrible.

Ya apareció una carta con los abajo firmantes, entre ellos destacados ex socialistas, que exigen un gobierno urgentemente, incluso antes de que se pueda negociar la abstención del PSOE o el voto favorable de Ciudadanos. Negociar es una de las bases de la democracia. Rajoy no puede aspirar a seguir en La Moncloa sin mover un dedo en la lucha contra la corrupción o terminar con la ocupación de RTVE, por ejemplo. ¿Se quedará todo en la defenestración de Celia Villalobos y la consiguiente liberación del chofer Manolo que tanto la padeció?

En la formación de la mesa del Congreso, que incluye el premio gordo de la presidencia, el PP negoció y cedió con Ciudadanos, y pactó con PNV, Coalición Canaria y la ex CiU. Lo que era un anatema para el PSOE -negociar con separatistas-que-quieren-romper-España, así, todo seguido-, resulta un ejercicio de responsabilidad con el PP. El problema es que ese ha sido el discurso de una parte del PSOE, de sus barones, baronesas y medios afines. Si están tan próximos al PP deberían pasarse al PP. Solo por aclararnos un poco.

En el caso de que Rajoy lograra el ‘sí’ de Ciudadanos y la cuadratura del círculo con los independentistas, el PSOE no necesitará moverse. Creo que hacen mal en decir “no es no”. Sería más inteligente decir: “Si logran 175 síes, estudiaremos la posibilidad de apoyar la gobernabilidad con una abstención”. El “no es no” es quemarse en un incendio que no les pertenece. Coloca el listón alto y sientate a esperar y a conocer el conenido de ese supuesto pacto de investitura.

Podemos está fuera en esta fase teatral, algo que les conviene. Necesitan perder el foco por el foco, y pasar a la política concreta, a las propuestas, a poner patas arriba una forma de hacer las cosas. Si lo lograron sin tener un solo representante tras las europeas, ahora debería ser más visible porque disponen de 71 diputados junto a IU. Deben demostrar que son el mejor partido de la oposición, el más eficaz y regenerar la imagen de su líder. Lo tienen fácil: la mitad del PSOE está empeñado en parecer el mejor aliado de Mariano Rajoy.

Feliz fin de semana.

Músicas en A vivir (previo al 18 de julio)

Feliz semana

« Newer Posts - Older Posts »