Feed
Posts
Comentarios

Esta semana me la como con papas

Desperté modo optimismo. Hoy, a Segovia, una ciudad que me encanta. Faltan poco menos de dos semanas para saber si hay elecciones. Todo parece indicar que volveremos a las urnas para repetir más o menos el resultado. Espero que la gente no se quede en casa. A más abstención, más diputados en B.

Influye en mi ánimo el desplome del Barça, lo admito. El miércoles será clave: si el Atleti gana en San Mamés, le veo campeón.

Me gusta que Carles Francino y otros catalanes, Jordi Évole y Enric González, den la cara. Y que lo haga un sabio como Gregorio Morán. Si no soporto la catalonofobia tampoco me gusta la hispanofobia. Ambas son hijas de la misma avería: la estupidez. Quemar un ejemplar de la Constitución de 1978 en directo es tan impresentable como lo sería quemar un Estatut.

Leí este fin de semana el libro de Bru Rovira: Solo pido un poco de belleza (Ediciones B): ¡Qué belleza de texto! Os lo recomiendo: personajes caídos del tiovivo que nos colman desde su sabiduría vital.

Leo otro para preparar una entrevista con un personaje complejo de la que ya daré cuenta. Creo que será una entrevista en la que saltarán chispas. Es uno de los grandes del periodismo pese a sus puntos oscuros.

Es lunes. Panamá sigue vomitando basura mientras que la prensa amiga presenta las dimisiones de los impostores como un problema de comunicación. Creo que el problema de comunicación lo tenemos los periodistas que dejamos de hacer nuestro trabajo. Los papeles de Panamá nos indican el camino: equipos de investigación (Spotlight), equipos de datos, reporteros en la calle y buenos jefes que confíen en su gente. El problema no es cuándo debemos dejar de imprimir en papel, el problema que muchos han dejado de dar noticias que incomodan al poder. Vamos a por la semana; venga Bruce, que nos la comemos con papas.

Nada en el mundo me va a joder el día

Me caí de la cama, cosa habitual a partir de cierta edad: se te ponen los ojos como platos en medio de la noche y la cabeza comienza a fabricar planes, a pensar en la cantidad de cosas que se pueden hacer en un madrugón. Y aquí estoy, calentando los dedos y el animo para avanzar unas líneas en la novela-tobogán. Es tobogán porque sube y baja; a veces me parece que tiene sustancia, que fluye; otras, una mierda, un ejercicio banal de egocentrismo. Ayer terminé la primera versión del capítulo 5. Me lo pasé muy bien echando risas con los personajes.

Cuando me levanto en el modo “nada en el mundo me va a joder el día” escojo música con vida propia: me pone en sintonía con una despensa interior donde se guardan las vivencias, los sentimientos. Escribir, aunque sean textos irrelevantes para la humanidad, es volver a vivirse de una manera más reposada.

Buen día con Bruce-Chuck-Tarantino.

Semana grande o pequeña, depende de la pelota

No sé cómo va a afectar a la Champions el vacío de poder en España. Lo del vacío de poder es una coña que nos hemos tragado porque gobierne quien gobierne el poder es el mismo. El Real Madrid juega el martes contra el Wolfsburgo, un equipo del montón con un jugador sobresaliente: Julian Draxler. No sé si habrá remontada, ojala; lo que sé es que mi equipo arrastra fallos estructurales que tienen mucho que ver con presidencia caudillista de Florentino Pérez. Desde el primer año de Ancelotti es evidente que faltan verdaderos centrocampistas que den equilibro. Quiero el pase a semifinales, pero no veo al Real Madrid con empaque para grandes aventuras. De todos modos, hablamos de cuatro partidos y puede pasar cualquier cosa, hasta ganar la Champions.

El miércoles juega el Atleti contra un Barça desconocido, presa del miedo al fracaso, algo que estaba en el ADN del club anterior a Cruyff. Lleva tres partidos mal, sin magia. Un pésimo arbitraje le permitió ganar en la ida y descartar a Torres en la vuelta. En este encuentro se juega la Liga. Es una bomba psicológica. Puede suceder de todo.

El Barça sigue primero en la Liga, pero ya solo saca tres puntos al Atleti y cuatro al Real Madrid. Lo lógico es que la gane, pero de apostar por alguien diría que el Cholo tiene hoy el viento a favor. El Real necesita que fallen los dos sin fallar él.

Parece que vamos a elecciones, pero aún es posible una pirueta final. El único que no las quiere es Pedro Sánchez. Rajoy las busca desde el 21-D. Pretende cansarnos para que suba la abstención. Ciudadanos las busca ahora porque las encuestas le aumentan los escaños, aunque las encuestas siempre son amables con C’s. Podemos se ha enredado en una estrategia que le hace daño (según las mismas encuestas que favorecen a Rivera).

Los barones del PSOE con la baronesa a la cabeza afilan; creen que van a matar a Sánchez pero lo que están matando es su partido. Quedarán el PSOE-Ibex-González y los votantes huérfanos. Yo soy uno de los huérfanos del 82.

Todo dependerá de la abstención que tan bien se trabaja Rajoy: si baja mejorará el PP, podría gobernar con C’S. Sería una solución lógica, tal vez sin Mariano Rajoy. Podemos salió con problemas de las autonómicas andaluzas y catalanas por errores de estrategia, sobre todo en las catalanas, donde equivocaron el nombre (Catalunya Si Que es Pot), el candidato y el mensaje. Pese todo, se recuperó muy bien en las municipales, en las que en teoría no se presentaba, y en las generales. Podemos es una máquina que se crece en campaña y crecería más si suma a IU, al menos al sector de Alberto Garzón, uno de los políticos más interesantes. Feliz semana.

PD: la novela vuelve a funcionar dentro de mis limitaciones; sentirla como una mierda es parte del proceso de creación y aceptación de lo escrito. No hay que cantar victoria; mañana todo puede volver a cambiar. Escribir es como el fútbol: un sentimiento inestable.

Nuit Debout en París y aquí Sol vacío

Me he salido de la novela que escribo en la pagina 70. Trato de regresar a sus tripas, dejarme habitar de nuevo por la historia, pero hoy me parece una mierda. Sucede a menudo: escribir es moverse entre abismos y miedos. Debe ser porque no tenemos Gobierno (serio). Con este soniquete todos los tontos tienen excusa para su tontería. No iba a ser una excepción.

Me deprime España: las maniobras, guerras y emboscadas entre la vieja política, con sus ibex-35 y sus felipesgonzález y aznares en la recámara, y la nueva en las que todos se contaminan y confunden.

Miró hacia París y siento envidia de los nuevos indignados. Se han bautizado con poesía, como exigen los tiempos: Nuit Debout, la Noche en Pie. Siento envidia por los islandeses que echaron al evasor mentiroso de su primer ministro en 45 horas. Son tiempos de estar de pie, de no renunciar a la esperanza pese a los errores.

Leo informaciones sobre los Papeles de Panamá y que aquí no se podrá perseguir a los defraudadores, recuperar una parte de lo saqueado, porque les amnistiaron sus amigos. Estoy harto de este círculo de mamoneo, de nuestra mansedumbre cómplice que lo permite. Como dijo anoche Luis García Montero en Hora 25: “váyanse a freír espárragos”, o a tomar por culo si es que lo permite la ley mordaza. Se llenan las plazas de Francia y aquí Sol sigue vacío.

Feliz fin de semana.

Pactos para no esperar a junio, por favor

Quizá es la edad la que aumenta el valor del tiempo; tal vez son las desilusiones acumuladas, los fracasos, las revoluciones corrompidas, los héroes caídos de los pedestales, las promesas traicionadas, pero desde hace años creo más en lo concreto, en la letra pequeña de las utopías, lo que está a nuestro alcance.

Estoy cansado de las grandes proclamas. Es fácil gritar, zarandear, emocionar; lo difícil es ceder, construir, cambiar lo que debe ser cambiado con urgencia.

Me gustó el 15-M; fue nuestro París del 68: ni banderas ni promesas ni marketing, solo un hartazgo ciudadano constructivo que agitó conciencias e ilusiones. Se sentía en el deseo de ser parte, de impulsar una nueva política, en los carteles que derrochaban ingenio y en la arena de la playa.

Este es un país vivo gestionado por muertos, por carcasas que se reparten el saqueo, sea a través de los ritabarberá, los andorranos o los eresandaluces, o desde la más escrupulosa legalidad. que para eso hacen las leyes: las comisiones abusivas, los concursos amañados, el Ibex-35 y sus paraísos fiscales, los medios de comunicación partidistas más allá de los hechos y los silentes. Vivo en un país que necesita una revolución, al menos un cambio radical.

Tengo alergia a las sumas y más aún a las restas y divisiones, pero sé que 90 + 69 +2 no llegan a 176; también sé que el antimanuelacarmelismo que vivimos en Madrid se multiplicaría por mil contra un gobierno en alfileres. Son los privilegios los que está en juego, la pasta gansa, la impunidad. Gran parte de las críticas contra la cabalgata procedieron de las personas que se quedaron sin la mamandurria de la grada vip. ¿Había directivos de medios de comunicación entre los cabreados? Eso también es corrupción.

Algunas ideas que a buen seguro comparten los 90 + 40 y 69 (abstinentes).

1) Todos los medios necesarios para la UDEF y la UCO, y para los fiscales y jueces que lidian con los casos de saqueo de lo público. Supresión de los cambios a la ley de Enjuiciamiento que favorecen el sobreseimiento de los asuntos que afectan al PP (y alguno del PSOE).

2) Comisión de investigación urgente sobre la corrupción
a la americana: que concluya con una batería de propuestas para hacerla lo más difícil posible. Un ejemplo: ningún condenado por corrupción puede tocar un euro público, sea empresario o político.

3) Nueva ley electoral.

4) Nueva ley de transparencia. La democracia debe ser una casa de cristal.

5) Los concursos y las adjudicaciones tienen que ser abiertos; cualquier ciudadano debería poder seguirlas desde su ordenador. La empresa ganadora no podrá cargar sobreprecios a no ser que medie vicio oculto. Hay que acabar con el truco de ofrecer cuatro millones para ser el más barato, ganar el concurso amañado y acabar cobrando 20.

6) Supresión de la ley mordaza, la ley de costas y la ley de montes (la que permite construir sobre lo quemado). Cambios profundos en la reforma laboral y la aprobación de un estatuto del empresariado. Sería buena otra comisión parlamentaria para saber cuáles son las causas del paro sistémico y la escasa movilidad empresarial. Saber qué hacemos mal y cómo podemos mejorar.

7) Vuelta a la RTVE del primer Zapatero como paso higiénico urgente en espera de sentar las bases de lo que debería ser una BBC española. Zp es la meta, solo un primer paso.

8) Despolitizar la justicia; en el Constitucional deben estar los intachables, no los amigos. No debe haber sitio para jueces prevaricadores.

9) Profesionalización de la Administración. Control del número de asesores y altos cargos de libre designación. Nombramientos clave como fiscal general del Estado, director general de RTVE, director del CNI, etc. deben pasar un examen de idoneidad en por el Parlamento como se hace en EEUU.

10) Supresión ley Wert y sentar las bases de una revolución educativa. Más fondos para I+D+I.

11) Comisión para la reforma constitucional para empezar a calentar el ambiente en espera de que el PP se regenere y se sume. La reforma es, de momento, imposible sin el PP. Se necesitan dos tercios en las dos cámaras.

12) Tender puentes con Catalunya. Más allá del referéndum, está el tono, el respeto. Un cambio de actores mejorará el ambiente. Una parte ya cambió el suyo. Feliz semana de pactos (por favor).

Older Posts »