Feed
Posts
Comentarios

Hoy no quiero escribir de política, o tal vez sí

Política no es solo Mariano Rajoy y el Rita sé fuerte, los pactos PSOE-C’s o la presión mediática constante sobre Podemos, política también es que nadie pregunte por el precio de nuestro estilo de vida.

Tres vídeos y una canción para ayudar a centrar el otro debate.

Dos obras de teatro contradictorias y simultáneas

Tenemos cinco franjas horarias ideológicas: 1) derecha franquista, 2) derecha, 3) centro, 4) izquierda e 5) izquierda antisistema. El PP trata de ocupar el 1, 2 y 3; el PSOE el 4, 3 y 2. C’s mima su discurso para permanecer en el 2, 3 y 4 mientras que Podemos hace equilibrios entre el 5, 4 y 3. El dominio absoluto del 3 es el que tradicionalmente permite ganar elecciones.

Todos negocian, actúan y venden mensajes en dos escenarios simultáneos y contradictorios: formar gobierno ahora y presentarse en las mejores condiciones posibles a unas elecciones repetidas a finales de junio.

LA ABSTENCIÓN

El pacto PSOE+C’s busca proyectar en el electorado una centralidad responsable. Su problema es que no suma para gobernar. Necesita, además del del PNV y CC, la abstención del PP o de Podemos. Ambas son imposibles en este momento.

La del PP es inamovible porque en ella le va la vida política a Mariano Rajoy. Solo sería posible si el presidente hiciera un Mas a última hora, algo improbable. Después de junio, tal vez.

Podemos apuesta por el no. Es lo lógico si atendemos a lo que representa y lo que propone. En primera votación escenificará el desacuerdo. En segunda votación deberá estudiar si se arriesga con el mal menor: dejar gobernar a Sánchez-Rivera apuntándose el tanto de mandar al PP a la oposición, exigir la derogación de leyes como la mordaza y reformas que regeneren la vida política (una comisión de investigación sobre la corrupción es urgente).

También rescatar RTVE: #manipulacionEsCorrupción.

CORRUPCIÓN

En unas nuevas elecciones el PP deberá lidiar con su corrupción; será difícil que sus mandados en RTVE, sus gatos al agua, 13tvs y demás eviten el debate en la sociedad. Además de los ritabarberismos, está la imagen de su candidato. Rajoy proyecta una España antigua, de franja horaria 1. Lo mismo que su impresentable ministro de Interior, todo el día entre vírgenes y ETA o Rafa Hermando que miente hasta en el saludo. Ayer dijo: “buena tardes”  y en la calle llovía.

El PP necesita un periodo cara a la pared en el rincón de la oposición. No es lo mismo Margallo que los Camps, tiene mimbres para evolucionar. El PP tendría que abandonar en bloque la franja horaria 1. Si el PP no puede o quiere, C’s debería quitarse la careta y mostrarse como lo que es: un partido de franja horaria 2-3, es decir de derecha europea: democrática, pero de derechas; los Cameron, Merkel, Sarkozy. Si Merkel gobernara en España los parecería socialdemócrata, que así está la derecha en este país.

Los últimos guiños de Juan Carlos Girauta al PP, para se sume al pacto, son guiños a su electorado para que en junio vote a C’s.

JAULA DE GRILLOS

El PSOE están tan mal que solo tiene a Pedro Sánchez, que se ha mostrado más resistente y capaz de lo que creían algunos de sus barones. El partido es una jaula de grillos a punto de estallar. Solo la ficción de un Gobierno -o el Gobierno de verdad- ha aplazado la implosión. En el PSOE conviven el 2 (Corcuera y Felipe por momentos), el 3 (Susana Díaz, Bono) y el 4 (Pérez Tapia). El 4 es minoritario.

Pese a todo es un partido difícil de tumbar, como el PP; tienen un suelo muy alto y mucha historia a la espalda. Que sobrevivan depende de ellos, no de Podemos y la Sexta. El culpable de los males del PSOE es el PSOE, como IU es el culpable del desastre electoral de IU.

¿PODREMOS?

Podemos ha venido a quedarse y posiblemente en estos números: más de 40-50 escaños. Veremos cómo encaja y estructura sus mareas, en comús y compromís en un todo eficaz. La compleja propuesta interna de Podemos y sus aliados tiene mucho que ver con el difícil encaje de España. Si logran articularse de forma eficaz y unida serán un modelo. Hoy representan el discurso federal del PSOE de los años setenta, ya difunto.

En Podemos conviven dos corrientes: una más cortoplacista que cree que la oportunidad de entrar en el Gobierno es ahora (o en junio) o nunca, y la que piensa que estar en el Gobierno no es esencial en este momento porque será una posibilidad real dentro de unos años (depende de si el PSOE se suicida), que lo importante es determinar la política del Estado, asentarse y crecer. Las dos corrientes habitan a la vez en sus dirigentes.

Ser pragmático no es revolucionario y los cielos no se asaltan a plazos, pero saber leer la realidad es esencial en todo cambio. Es una suerte ser solo un periodista que ve la política desde la barrera. Sea lo que sea, feliz navidad, por si no llegamos.

Parece que ya hay pacto, y ¿ahora qué?

Lo urgente es sacar del Gobierno a un partido que, al menos en Valencia y según la policía, se ha comportado como una banda de saqueadores. Existen sospechas, ya veremos si fundadas, de que no se trata de una excepción geográfica, sino de un patrón de comportamiento.

El PP es necesario para acometer cualquier reforma de la Constitución porque la misma Carta Magna determina la mayoría parlamentaria exigida. El problema es que no se puede pactar con este PP. Almudena Grandes lo clavó en la SER hace unos días: no es solo un problema de tics franquistas, es que creen que el poder les pertenece porque ganaron la Guerra Civil.

LOS PACTOS

Al pacto de izquierdas (PSOE+Podemos+IU+abstención-de-PNV) le faltan diputados; no suma una mayoría absoluta que permita gobernar. El ataque constante que sufre Manuela Carmena en Madrid es solo una muestra de lo que se le vendría encima a este hipotético pacto de izquierdas. Para resistir necesita una mayoría sólida y las ideas claras. Un fracaso provocaría a medio plazo una nueva mayoría absoluta del mismo PP

PSOE CON CIUDADANOS

Un pacto PSOE+Ciudadanos es la opción que se va a imponer, ya veremos si incluye un Gobierno de coalición. Tampoco suma, incluso suma menos que el de izquierda. Parece que Pedro Sánchez tiene garantizada la abstención de PNV y Coalición Canaria. Ya veremos qué hacen IU y Compromís.

La jugada es clara: presentar un programa reformista con la mayoría de las ideas de Podemos y dejar a Pablo Iglesias la responsabilidad de que haya elecciones y un hipotético gobierno del PP.

NUEVAS ELECCIONES

Unas elecciones repetidas dejarán las cosas igual. Es posible que los últimos casos de corrupción y la falta de brío de Rajoy, que volvería a escaquearse de los debates, le cueste al PP algunos diputados, pero no muchos. El PP es una roca, una maquina electoral. Será difícil que baje de 120.

Hace tres semanas parecía que el perjudicado sería C’s; ya no está tan claro. Albert Rivera no se atreve a buscar sin rodeos sus votos dentro de una derecha que está harta de corrupción y mamoneos, y que aún vota al PP con cinco pinzas en la nariz, una por caja B. Es posible que C’s gane lo que pierda el PP.

Al PSOE le podría beneficiar la mejora de la imagen de Sánchez, que parece bendecido desde que el rey le encargó el gobierno. Sus intervenciones son impecables, muy diferentes a su campaña electoral. Miguel Ángel Aguilar lo explicó en El Intermedio: los votantes podrían premiarle por intentar formar gobierno, por ser responsable.

PODEMOS TIENE PROBLEMAS

Podemos se equivoca al pensar que su oportunidad es ahora o nunca; tal vez lo sea para alguno de sus líderes, pero no para lo que representa. Estamos en el comienzo de todo. El debate interno es intenso: permitir un gobierno PSOE+C’s mediante una abstención o provocar nuevas elecciones. El riesgo es grande: es posible que no supere al PSOE ni sumando a Alberto Garzón. Y si lo consigue no logre formar un Gobierno. Podría ser la excusa para una Gran Coalición sin Sánchez ni Rajoy. ¿Con Rivera de presidente a lo Borgen?

Pablo Iglesias se ha equivocado en marcar demasiadas rayas rojas demasiado pronto y, a veces, en el tono. Su propuesta de gobierno de coalición con el PSOE fue audaz, provocó la espantá de Rajoy y descolocó al PSOE. El problema es que ese golpe genial se quedó como hoja de ruta inamovible.

Para Podemos puede ser positivo un Gobierno PSOE+C’s. Manda a la oposición al PP, un mérito que puede atribuirse con una abstención presentada como un gran sacrificio por el bien común. Puede apuntarse todas las medidas regeneradoras que se logren, pues el 15-M y Podemos, de alguna manera, tienen el copyright. Evitaría mancharse con las decisiones económicas que deberá tomar el Gobierno en un año complicado.

Un Gobierno regenerador con C’s incorporaría una parte de la derecha, porque C’s es derecha, en el proceso de transformación e impediría que se viera como un ajuste de cuentas desde la izquierda.

No se debería confundir táctica con estrategia.

CATALUNYA

Queda la cuestión catalana. C’s no es la voz necesaria y positiva que se necesita pues comparte muchas ideas con el PP, y con Susana Díaz. Más allá del referéndum, es imprescindible un cambio de discurso: pasar de los muros a la creación de puentes. Sin Rajoy y sin Mas, símbolos de una tozudez tóxica, quizá sea más sencillo impulsar espacios que permitan una negociación seria.

Me gustaría la Luna, pero dadas las circunstancias me conformo con mandar a Fernández Díaz en cohete a explorar los confines de la galaxia; eso sí, acompañado de Marcelo que tiene el ton-ton celestial.

Novelas reales frente a realidad novelada

Trabajo en una novela que vuela en el tercer capítulo. Me tiene poseído, habitado, de ahí mi ausencia bloguera. Es la que inicié hace cinco años en Roma; quedó varada porque necesitaba resolver la quemazón interior que ha terminado por parir Todos náufragos. Casi nada de lo escrito entonces sobrevivirá al tono en el que estoy, pero sé que en el deshecho están las guías necesarias para no salirme de la nueva carretera.

Es apasionante arrancar un párrafo sin saber el destino concreto de las palabras, más allá de un plan general. Me encanta dejarme ir, permitir que broten las ocurrencias que arrancan sonrisas de sorpresa y que después, tras un trabajo de pulimiento y reequilibrio, se convierten en un pequeño motor narrativo. Juego con los narradores sin estar seguro si confunden o complementan. Escribir es meterse dentro de uno, bucearse en busca de silencios, descubrirse de alguna manera.

Escribir de política

Sé que hay motivos sobrados para escribir de política, de la segunda no-dimisión completa de Esperanza Aguirre, sobre la necesidad de un PP a la sombra (en la oposición) para que se regenere porque está degenerado hasta el tuétano. Seguro que habrá dirigentes honestos capaces de conducir su partido hacia la ética y la responsabilidad institucional. El PP es esencial para modernizar España.

Desconozco si la táctica visible de Podemos, la de estirar la cuerda, es real o está condicionada por una teatralidad de consumo interno. Solo sé que los resultados del 20-D y los acontecimientos posteriores tienen una lectura clara y rotunda: cualquier cosa menos este PP de Mariano Rajoy.

Parece que existe sintonía entre PSOE, C’s, IU (al menos la de Alberto Garzón), PNV, Compromís y los canarios en apoyar un gobierno de progreso. La estrategia del PSOE está clara: presentar a Podemos un plan regenerador que coincidirá con gran parte de su programa y dejar a Pablo Iglesias la responsabilidad de unas elecciones repetidas en mayo. Quien se apunte la culpa se llevará el palo.

Algunas conclusiones (equivocadas)

Tras los últimos casos de corrupción en Valencia y Madrid, y los que puedan saltar en las próximas semanas, se pueden sacar algunas conclusiones que el tiempo demostrará equivocadas:

-El tancredismo de Rajoy, su desaire al rey y la corrupción sistémica le castigarán en las urnas. Llegar a 123 diputados hoy es un sueño (húmedo).

-El intento de Pedro Sánchez de formar Gobierno, aunque fracase, le dejará en mejor posición. La resistencia y valentía le rendirán dividendos. Da la sensación de que en las últimas dos semanas ha crecido mucho. No sé quien le asesora más allá de los Hernando y Luena, que desde fuera parecen poca cosa. El PSOE podría mejorar sus 90 diputados pese a sus inexplicables guerras internas por un poder que aún no tienen.

-C’s se beneficiará del previsible hundimiento del PP. Su espacio lógico sería tratar de conquistar el arco de la derecha democrática, desde las orillas moderadas del PP a la parte del PSOE que es derechas pese a exhibir un discurso de izquierdas. Basta con escuchar a algunos barones y baronesas.

-Podemos se puede llevar una sorpresa: que en una repetición electoral las cosas sigan como están. Me llega el runrún de varios amigos que han votado a Podemos el 20-D y que no repetirán si fuerzan elecciones. Creo que el error es ser tan cortoplacista en los objetivos.

La misión esencial es dar la vuelta a la política española, regenerar y redemocratizar. Pero es algo que no pueden hacer solos, hay pactar, ceder. Y necesitan a Izquierda Unida y a Garzón.

Su música no es tan diferente de la del PSOE y C’s en los asuntos que generan hartazgo ciudadano, como la lucha contra la corrupción. La economía y la defensa de los derechos sociales es diferente. Entre ellos hay un abismo, pero hoy no es tiempo de abismos sino de puentes.

Feliz día.

¿Para cuándo un día mundial de la idiotez?

Hay idiotas en la derecha y en la izquierda, también en el centro; abundan en Europa y en América (un poco más en EEUU por aquello de que allá todo es a lo grande), y seguramente más lejos. La idiotez es epidémica entre los blancos (de momento), aunque afecta a negros (Mugabe) y amarillos (Kim). Es un mal relacionado con la especie humana. Los neandertales eran mejores.

Lo malo de los idiotas se que se han organizado, se reconocen entre ellos y se apoyan. Han escalado a lo más alto saltándose el tope del Principio de Peter. Son un lobby peligroso que puede acabar con la vida inteligente del Planeta.

Los idiotas no necesitan ninguna App tipo Tinder; ellos se detectan a través de móvil, por su forma de hablarle.

Si a un idiota le nombran director de una empresa, este se rodea de inmediato de una cohorte de idiotas que deben reunir un requisito: ser un más idiotas que el idiota principal para respetar las jerarquías. También sucede con los presidentes de Gobierno. No vamos a decir nombres para no tomar por idiota al lector.

Occidente está lleno de estatuas de idiotas subidos a caballos idiotas. Solo las palomas, con fama de idiotas, parecen inteligentes.

La revolución industrial y el progreso tecnológico han tenido consecuencias nefastas: miles de idiotas salieron de sus aldeas, barrios y ciudades y se pusieron a pasear su idiotez por el mundo, fuera en coche, tren (sobre todo en el AVE) o avión, vestidos de turistas y de ejecutivos agresivos.

Este movimiento expandió la idiotez, les dio la oportunidad de descubrir otros idiotas, reagruparse en asociaciones, sindicatos, partidos políticos, empresas (¿incluidas las del IBEX? ¡Claro, no seamos idiotas!) y, sobre todo, en equipos y federaciones de fútbol.

Padecemos un sistema depredador que facilita el ascenso de los idiotas. Hay idiotas por todos los sitios. Pese a que son más contagiosos que el sida, y quien sabe si el zika, la OMS no ha lanzado aún una alerta mundial contra la idiotez. Seguramente no lo hace porque la propia OMS está llena de idiotas. Igual que la ONU (menos mis amigos y amigas, claro), la OTAN y la UE.

En el caso de Bruselas está claro: lo demuestra cada día con sus rollos sobre la presunta ausencia de gobierno en España (¡No sean idiotas: hay uno en funciones!). Y los 66 del pacto anti yihadista, también. Solo así se explica que Margallo, un tipo ponderado por lo general, se ponga a decir idioteces como si fuera un idiota más. También contamina a editorialistas, ciertos tertulianos y periodistas indeseables con corresponsal en Hong Kong.

Hay mañanas que cuando me miro en el espejo veo un idiota. En los días menos idiotas, sé que ese puedo ser yo. ¿Para cuando un día mundial de la idiotez?

Feliz viernes.

« Newer Posts - Older Posts »