Feed
Posts
Comentarios

La educadora de personas egoístas

Escribo con Nana adherida a la espalda, sentado en el quicio de la silla. Duerme segura, convencida de que nada malo nos puede pasar. Nana me educa, me enseña que entre la cama y el ordenador debe existir un espacio gatuno, de juego, de presencia. Aprendo a compartir espacios.

Es jueves. Amanece en algún territorio lejano. Aquí aún no nos llegó la luz.

Me gusta la versión de Rosendo del No dudaría de Antonio Flores, una canción optimista, como la de ayer. Nosotros cantamos, escribimos y gritamos. Nosotros no robamos ni matamos. Escucho declaraciones en defensa de la indefendible ministra de Sanidad. Escucho a la misma Ana Mato con su soniquete monocorde. Pronuncian palabras huecas, sin tuétano. Quieren robarnos también el lenguaje, privatizarlo. Alguien debería decirles que en una situación de cabreo ciudadano no sirve “la mentira contada mil veces se convierte en verdad”. Escucho a la llamada oposición y tengo un coitus interruptus intelectual.

El PP se ha acostumbrado, Rodrigo Rato es otra prueba, a hacer todo en diferido en una simulación constante e insoportable. Hay días en los que creo en la ciudadanía, en la respuesta electoral. Veremos.

Libros

Ayer estuve en dos presentaciones. Por la mañana, en la del libro de Ricard García Vilanova Lybia Close Up (Editorial Blume), de obligada compra: excelentes fotografías, calidad, compromiso, emoción, Periodismo.

Por la tarde, moderé la puesta de largo de Expediente Bagdad (Siruela), una novela policiaca situada en los días previos a la caída de Bagdad, en abril de 2003, escrita a cuatro manos por los periodistas Joan Cañete Bayle y Eugenio García Gascón. Me gustó el libro: fluye, parece tener un único autor y ofrece varios niveles de lectura. El personaje central, Rashid al Said, simboliza lo que no pudo ser Irak por culpa de Sadam Husein y EEUU: la derrota de una sociedad laica barrida por el fanatismo del dinero y el fanatismo de la religión.

Otoño

Si te pones de puntillas ya se le ve noviembre. Se nota el frío aunque el termómetro diga calor suave. Debe de ser un termómetro en loco en simulación por simpatía ambiental. Este otoño engañabobos me recuerda la canción de La Polla Récords Ellos dicen mierda, nosotros amén. Aunque la letra es de un pesimismo radical se van los pies, las manos y a veces la boca. Feliz jueves, Teresa Romero. ¡Fuerza!

 

 

No es fácil llegar a ser lo que uno quiere ser

Gracias por Rosendo. No es solo la música, es su honestidad sostenida en el tiempo. No es fácil llegar a ser lo que uno quiere ser. De niño soñamos mundos, aventuras, personajes, amores, vidas extraordinarias por vivir y cuando crecemos y tenemos la posibilidad de cumplir lo soñado, de intentarlo, llegan las renuncias a cambio de un trabajo ordinario, de un ascenso ordinario, de un rol social ordinario, de una familia como debe de ser. La mayoría soluciona la incompatibilidad ridiculizando la infancia. Lo llaman madurez. No estoy tan seguro de que crecer sea eso, reemplazar el sueño de las utopías por el sueño material de comprar coches caros, veranear en playas atiborradas o hipotecarse por 30 o más años.

Anoche intenté un post en el que contaba una historia personal: una ex novia italiana que volví a ver en Tarragona después de 26 años y que al despedirme me dijo como regalo: “Solo tenía miedo de que no fueses el mismo. Tienes más años, menos pelo, pero en lo esencial no has cambiado”. Al intentar guardalo se perdió. Quizá sea la forma en la que los hados de la tecnología me dicen lo que debo de callar. Feliz día.

Ser perro en EEUU es mejor que ser perro en Madrid

Si cuento las cosas pequeñas que hago cada día y lo que escribo parece que mi vida está llena, colmada. Si pienso en las cosas que nunca hice y que ya jamás haré siento una losa sobre los hombros, una tristeza marmórea. Hoy he leído que la madurez es dominar el ego. Si fuera otra cosa: ser consciente de la vida que nos rodea, estaría en mejor situación. No sé si tengo el mal del cambio de estación, pero este otoño se me ha enredado entre los pies.

Ser perro en Estados Unidos es mejor que ser perro en Madrid. Excalibur es una metáfora de nuestro retraso. Somos un país estrecho que se creyó gigante gobernado por gente estrecha. Hay elecciones a la vista, por eso dimiten los canallas de las tarjetas; otros aún sostienen que no había nada malo en vivir del cuento a costa del ciudadano. Los partidos se pone duros para la galería.

Deberían devolver el dinero con intereses, entregarlo a fondo de ayuda a los preferentistas. Deberían condenarles a años de servicios sociales, a limpiar culos; eso sí, nada de trajes especiales y guantes de látex que el protocolo no dice Mu.

Nadie dimite por la gestión del Ebola de los primeros días, ni siquiera el consejero bocazas. Esperan a que nos llegue la desmemoria.

Escucho en la radio a tertulianos que son políticos a suedo de siglas: invaden con sus mentiras un espacio que debería ser para verdades.

Dicen que Artur Mas suspende el 9N, una decisión cantada como cantado está que aquí no termina nada. Hay más esfuerzo en parecer que se hace Historia que en resolver los problemas de los ciudadanos. Aquí ni siquiera tenemos Historia para doparnos con ella.

Llueve sobre los tejados. Hay noches que la lluvia trae palabras lejanas. Saco la mano por el velux, y me mojan sustantivos de otros mundos, y a veces un beso perdido. Hay noches como esta en la que llueven mudeces. Sacas la mano y te golpean los silencios, vacíos.

Escucho mi versión favorita de Suzanne, la que cantaba el gran Fabrizio de André. Cuando me siento cansado por dentro, así, melancólico, escribo mejor. Ya solo falta el talento para que ese escribir sirva para algo perecedero. Por ahora, solo posts, humo. Bona nit.

Domingo de lectura, trabajo y frío

Un frío disfrazado de otoño se me cuela en el cuerpo; leo tumbado en el sofá una novela: Expediente Bagdad, que ayudaré a presentar el miércoles en Madrid. Me he puesto calcetines. Parezco un abuelo en pijama de invierno. Aún estoy un poco aturdido, en tierra de nadie, desde la tarde del viernes. Cabeza contra sentimientos, sentimientos contra cabeza, y el miedo.

Terminé el tercer perfil de Tipos inquietantes, que será mujer. Reposa en algún lugar de la memoria de este ordenador antes del envío definitivo. Necesita una última lectura. Trabajo un texto sobre el Estado Islámico que fluye sin problemas. Miro por la ventana de los tejados y veo una negrura que parece tormenta. ¿Los presagios que caen sobre el bipartidismo?

Es domingo, un día igual al lunes, al martes, al miércoles. Mis semanas no tienen horarios de trabajo ni de ocio, son semanas libérrimas en las que se mezcla todo: trabajo, descanso, pérdida de tiempo, lectura. Nana duerme, cerca o lejos; viene, saluda, pide su ración de caricias ajena al tumulto exterior. Cuando la miro pienso en Excalibur.

Hay un positivo de Ebola en EEUU, un caso parecido al de Teresa Romero. Rajoy respira; mal de dos consuelo de tontos, parafraseando el dicho. Quedan en la memoria los cinco días de desastre dirigidos por la desastrosa ministra Ana Mato. Me martillea su última declaración; asegura que se entera por la prensa del estado de salud de la paciente. Deben ser los nervios que paralizan la neurona conservadora. Hay que exponerla en la sala de los horrores del Museo de Cera junto al escultor, o como se llame su trabajo, de la indescriptible figura de la princesa Eleonor. ¿Ha cobrado por el adefesio? Deberían nombrar a Soraya Sáenz de Santamaría directora del Museo de Cera, además de seleccionadora de fútbol y todos lo demás. Parece capaz, explotémosla.

Ánimos para Teresa y todos los demás ‘encerrados’ en una cuarentena preventiva.

Ana Mato, destituida en simulación

La vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría ha tomado el mando de la crisis del Ebola. Mariano Rajoy ha tardado cinco días en desplazar a su incompetente ministra de Sanidad Ana Mato. Es una simulación de destitución, que diría Dolores de Cospedal. Estamos en mejores manos, aunque habrá que esperar a los hechos. No es solo la descoordinación, la falta de medios, la incompetencia de algunos, las mentiras sobre la perfección de un protocolo que se han apresurado a enmendar, es, sobre todo, la ausencia de una política informativa la que ha generado alarma. En EEUU también se cometieron errores con el paciente de Dallas, ya fallecido, pero la información fue ejemplar.

Si en medio de una crisis no se pueden asumir responsabilidades políticas, como sostiene el PSOE de Pedro Sánchez, ¿por qué hibernar a una ministra en espera de mejores tiempos? Que dimita Mato, y el increíble consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, que ha demostrado en dos días de furia su estupidez supina. Es una urgencia, un paso para generar confianza. Las acusaciones contra Teresa Romero son despreciables, le inhabilitan para la representación de los ciudadanos y para un sueldo público.

COPIAR Y PEGAR MENTIRAS

Los medios de comunicación, que han sido más o menos responsables en no propagar el pánico, no han hecho su trabajo en muchos casos. Comprar la versión oficial de lo que dicen que dijo o no dijo la auxiliar a su médica es un error. El poder miente, y este más que ninguno. Su versión debe ser comprobada. Cortar y copiar el discurso de estas autoridades es una forma de ser cómplice.

Un célebre periódico monárquico elaboró una lista de cinco supuestas mentiras de Teresa. La última, que no advirtió a la ambulancia de su dolencia, fue desmentida por el marido y por el infame consejero. ¿Ha pedido perdón el célebre periódico monárquico? ¿Lo han pedido los que titularon que la enferma estaba entubada o muerta? ¿Por qué en este país los lectores perdonan errores profesionales tan graves? Quizá sea la misma falla que empuja a los ciudadanos a seguir votando a los corruptos.

Ya se nota la mano de Tele Madrid en TVE. Ayer introdujeron unas imágenes de personal sanitario vestidos con los mejores trajes de protección contra el Ebola y bajo esmeradas labores de desinfección mientras hablaban del hospital Carlos III. Las imágenes no pertenecían al hospital madrileño sino a uno alemán de gran calidad. Eso es manipular, mentir, otra forma de insulto. ¿Tampoco destituyen al director del programa? ¿Se encargará la vicepresidenta de España Directo? ¡Vaya basura con el dinero de todos!

LA CAJA DE LAS ALEGRÍAS

Espero que los ciudadanos espantados por el manejo de esta crisis y por el pufo de las tarjetas de una caja arruinada por los saqueadores no se olvide de las caras de los impostores en las próximas elecciones municipales y autonómicas de mayo, primer paso para las generales. Caja Madrid y los recortes tienen mucho que ver. Rescatar la caja de las alegrías costó 22.000 millones de euros, el doble de lo recortado en Educación y Sanidad. ¿Cuánto devolverá Bankia de ese dinero a todos los españoles?

POSTDATA: Los muertos de Ebola en África ya superan los 4.000. ¿Es noticia?

Música para Teresa y para todos aquellos médicos, enfermeras y auxiliares que están dando la cara. Gracias.

 

« Newer Posts - Older Posts »